Si usted conoce a un transexual

 Ante todo trátanos como tratas a cualquier otra persona. No nos tengas miedo ni pena. Habla de cualquier cosa como harías con cualquier otra persona y no te preocupe nuestra condición transexual para poder relacionarte de forma natural con nosotros.

 

 

 

 
Si aún te estas acostumbrando es normal cometer errores. No atraigas más atención al hecho con mil disculpas. Sólo corrígete de inmediato y continúa con lo que estabas diciendo.  
 
Si me identifico como varón, nunca uses palabras femeninas como muchacha, chica, guapa, mujer, senos, pechos, vagina, etc. para describir cualquier cosa sobre mí, y viceversa. Utiliza siempre el lenguaje que corresponde a mi género mental. 
 
 
 
Una mujer transexual es mujer (MTF), un hombre transexual hombre (FTM), nunca hagas puntualizaciones de mal gusto que puedan herirme, recuerda que para mi ya es bastante duro, y ayúdame.  
 
La identidad del género no tiene nada que ver con la orientación sexual. De entrada no me consideres homosexual porque eso no tiene nada que ver con mi transexualidad.  
 
Recuerda siempre que si me “cambio de sexo” no es para ser más guapo/a, sino para ser yo mismo y poder incorporarme a la vida con mi verdadera identidad. No es preciso que me digas que estoy guapo/a por el simple hecho de ir notando mis cambios. 
 
No esperes que me conforme a los estereotipos de mi género. Usaré la ropa que me guste y tendré los intereses que me atraigan. El ser masculino o femenino no tiene nada que ver con ser hombre o mujer. Entre los transexuales existen mujeres mas masculinas que otras y hombres mas femeninos, al igual que los hay entre la gente que no es transexual.
 

Dos mujeres transexuales

 

 
Ten siempre en cuenta que el ser transexual no es una opción o una decisión. Es una realidad. La única “decisión” tomada es el permanecer como estoy o cambiar mi cuerpo para estar acorde con mi mente (lo que se conoce comúnmente como cambio de sexo).
 
No hables abiertamente sobre mis genitales o partes privadas más de lo que hablarías sobre las partes de una persona no-transexual. El hecho de que haya pasado por un proceso poco común no da derecho a hablar de mí como un bicho raro o un experimento.   
 
No hagas bromas de mal gusto sobre mi condición transexual. Para mí, esta circunstancia ha sido traumática y la he llevado lo mejor que he podido. Mis mejoras físicas y psicológicas son fruto de una batalla que gano todos los días de mi vida. Respétame como te gustaría que te respetara a ti de estar en mi caso.  
 
No me pidas que te enseñe mis genitales. Por ser transexual no tengo nada raro o que pueda extrañarte. Lo que si tengo es tanta dignidad como la pueda tener cualquiera.

 

 
Entierra para siempre la relación entre mi problema y el sexo, el vicio o la pornografía. Por ser transexual no tengo un apetito sexual diferente al de cualquiera ni soy mas promiscuo de lo que puedas ser tu mismo. No olvides que tengo tanta dignidad como me otorga mi condición de ser humano y no me gusta que te tomes más confianzas conmigo en ese aspecto de las que tendrías con cualquier persona que no sea transexual. 
 
No asumas de inmediato que pasar un proceso de reasignación de sexo o de género (CRS/SRS) es mi único interés en la vida. Las personas transexuales amamos, sentimos, nos preocupamos, luchamos, nos caemos y nos levantamos como cualquiera. Además de mi transexualismo, nos importa la familia, los amigos, el trabajo, el estudio, la política, la naturaleza, la religión, y un sinfín de cosas mas, como a todo el mundo.
 

 
Deja de lado de una vez y para siempre la idea de que estoy aquí para causar shock o para atraer atención. No soy una persona egoísta. Soy un ser humano como cualquier otro. Tengo el derecho de estar sano física y mentalmente, y de vivir mi vida con plenitud en mi género auténtico. 
 
Nunca menciones mi nombre anterior, ni preguntes cuál era. Escuchar ese nombre refiriéndose a mi me causa dolor pues es del género contrario al que mi cerebro pertenece. Cada vez que me llamas por ese nombre anulas mi identidad y levantas un muro entre tu y yo. Cada vez que me anulas me das la sensación de que no quieres conocerme o de que no consideras mi sufrimiento digno de ser tomado en serio. Ante esto me apartaré de tu lado cuanto me sea posible y siempre intentaré ponerme a salvo del dolor que me causas. 
 
 
Pídeme permiso antes de mostrar fotos tomadas previas a mi transición.
 
No me avises cada vez que veas un documental o una película sobre transexuales en la televisión sólo porque yo lo soy. ¡Yo ya sé muy bien lo que es ser transexual! . Hazlo solo si crees que es algo que en verdad me interesaría ver.
 
No te refieras delante mía a una persona que no es transexual como “un hombre o una mujer de verdad,” “un hombre completo,” o “una mujer real.” El hecho de que mi cuerpo físico y mi género no estén en armonía no significa que sea una persona falsa o menos real.
 
No me confundas con un trasvesti. Cuando dos cosas tienen nombres distintos es porque son diferentes.
 
 
 
No me confundas con los Drag queens. 
 
No me trates como si fuera un esquizofrénico o un paranoico. Toda persona transexual tiene un documento escrito que señala que no padece ninguna enfermedad mental. El diagnóstico del transexual es Transexualismo, Transexualidad o Disforia de Género, no otro. 
 
No me trates como si fuera un cretino. Que mi apariencia física pueda ser mas o menos extravagante no significa que yo no me de cuenta y no sufra por ello. Repito que tengo un problema y lo llevo lo mejor que puedo.  
 
Cuando te refieras a mis operaciones no digas “te vas a quitar los pechos” o “te vas a poner pechos”.  Me estoy haciendo reconstrucción del pecho, o masculinización/feminización del pecho. 
 
 

 
No hagas bromas de mal gusto del estilo ¿has escogido ya el color del pene?” etc. Incluso si no tienes intención de hacerme daño, me lo haces,  ya que das la sensación de que para ti todo este asunto –lo que más ha marcado mi vida– es un espectáculo.
 
Si no te gusta como soy, no lo comprendes o eres incapaz de aceptar mi problema o mi cambio, no vayas por ahí hablando de mí como si fuera un delincuente o una mala persona. Limítate a mantener las distancias conmigo y yo no iré a molestarte.  Si te pido esto no es para que colabores en mi felicidad,  sino porque podrías poner  en peligro mi vida. Existe en el mundo mucha agresividad y violencia hacia personas como yo. Recuerda que no ha sido fácil para mí llegar a esta decisión, y que nunca te pediré nada mas que una sola cosa: respeto
 
Gracias

A %d blogueros les gusta esto: